Caja Laboral da crédito al València Basket

El duelo de las ex-cerámicas se saldó con una victoria del mejor València Basket desde la llegada de Neven Spahija al banquillo taronja. Un duelo muy serio donde ninguno de los dos equipos le perdió la cara al partido y que se decidió bajo los tableros, donde el Caja Laboral fue incapaz de parar la sangría reboteadora de Lishchuk y Pietrus.

La salida de Ermal Kuqo este verano por Serhy Lishchuk terminó de dibujar el esquema que Neven Spahija quiere para este València Basket y que anoche se mostró de forma concreta. Un equipo con rotaciones cortas y roles bien marcados entre titulares y suplentes, donde el juego defensivo se basa en el control del rebote y el ataque en transiciones rápidas y castigar desde el exterior siempre que haya una posición clara.

Ante este esquema, el equipo de Dusko Ivanovic no fue capaz de imponer su juego interior, lastrado por las faltas de Tiago Splitter y permitieron al València Basket dominar los tableros. En ataque, el estado de gracia de Rafa Martínez, la calidad de Nando de Colo y el descaro de José Simeón hicieron el resto.

Comments are closed.