Final amargo, pero menos.

Toda derrota es amarga, y más cuando tienes la victoria al alcance de la mano pero se te escapa en el último momento. Pero estos momentos dolorosos no pueden hacer olvidar que acabamos la temporada con nuestra segunda mejor clasificación histórica en ACB. Y esto tiene mucho más mérito si tenemos en cuenta que a mitad temporada estábamos clasificados muy abajo, que hemos dejado atrás a equipos con mayor presupuesto que nosotros,  y sin olvidar la plaga de lesiones que hemos sufrido durante toda la temporada en la que prácticamente no hemos contado con el equipo completo al 100%. Sin ir más lejos, en estos  play-off hemos tenido media plantilla lesionada o entre algodones, y aún así no podrá decir el todopoderoso Barça que no les hemos hecho sudar, y por qué no decirlo, que han tenido que recurrir a alguna ayudita externa, que posiblemente no les hubiera hecho falta, pero ahí ha estado.

Y ahora toca ya empezar a recargar pilas de cara a la próxima temporada en la que,  por fin, parace que vamos a contar con un proyecto que no esté improvisado en el último momento. Como gracias a la gran coherencia de los incompetentes mandamases del baloncesto en Europa, que prefieren equipos que fracasan año tras año antes de los que realmente hacen méritos, tendremos que volver a la Eurocup, es posible que suframos las bajas de algunos de los jugadores más destacados, pero esto no es algo nuevo y sin embargo ahí hemos estado año tras año.

Así que gracias al equipo por hacernos soñar hasta el final, gracias a los compañeros de afición por estar siempre al lado del equipo y gracias a los medios que nos han permitido seguir los partidos durante todo el año.

El año que viene, más y mejor!!

Comments are closed.