Salvada la resaca post-copa

Tras el duro fin de semana de copa, en el que el equipo se exprimió al máximo para intentar alcanzar la final, llegaba un partido crucial de Eurocup y otro de liga.

El partido de Eurocup fue, tal vez, el más duro de la temporada. Jugándote la vida, las piernas dejaron de funcionar y el rival se vino arriba. Sin embargo, el tesón del equipo en la remontada dio sus frutos y, guiados de la mano de los dos canteranos, Simeón y Claver, se dio la vuelta al partido y se mantiene la esperanza de poder llegar a la final four de Vitoria-Gasteiz.

Con dos días más de descanso, el equipo quiso refrendar su juego ante el Ayuda en Acción Fuenlabrada y lo consiguió con creces, viviendo la primera parte más completa del equipo en toda la temporada. Esta vez, la rotación no sólo mantuvo el nivel, sino que siguió siendo un martillo en el aro contrario y propulsó la ventaja a cifras cercanas a los 30 puntos.

La relajación y el ímpetu del equipo contrario en la segunda parte llevó a remontar hasta los 12 puntos la ventaja local. Sin embargo, Kosta Perovic, que estuvo inconmensurable todo el partido y fue una auténtica pesadilla para el equipo de Maldonado, se encargó de romper la racha visitante y vivir con tranquilidad los últimos minutos del partido.

(Foto: ACB.com)

Comments are closed.