Se acabó

Marko Marinovic

La fantástica temporada del Power Electronics acabó con un sabor agridulce. El equipo de Neven Spahija, que se mostró intratable durante toda la temporada en casa, vio asaltado su fortín y permitió a Unicaja salvar la temporada jugándose la clasificación para cuartos en un partido en casa.

En Málaga, pese a salir mucho mejor que en el partido de Valencia y marcar el ritmo durante toda la primera mitad, el equipo terminó sucumbiendo al cansancio y la segunda mitad local sirvió para remontar el partido y certificar la clasificación malagueña.

Ahora toca descansar y recuperar fuerzas para una nueva temporada. Desde aquí, dar las gracias a Neven Spahija por la gran temporada que nos ha dado y que le vaya bien allá donde vaya.

Comments are closed.